¿Es obligatorio instalar rampas en una comunidad de vecinos?

Realizar las obras necesarias para poder garantizar la accesibilidad a un edificio es obligatoria y no es necesario el consentimiento en una junta de propietarios. Como administradores de fincas en Las Palmas, podemos decir que la instalación de rampas en una comunidad de vecinos no requiere el acuerdo previo de los propietarios.

Requisitos que tiene que cumplir una rampa dentro de una comunidad de vecinos

El objetivo es conseguir la garantía de que cualquier propietario pueda acceder a un edificio, especialmente cuando son personas mayores de 70 años o que cuenten con una discapacidad. No obstante, antes de proceder a la instalación de una rampa, se tienen que cumplir algunos requisitos. Uno de ellos es que la pendiente máxima de la misma sea de un 12%. En cualquier caso, las rampas que ya formen parte de una ruta accesible no tendrán que tener más de un 10% de pendiente y su longitud no puede ser superior a los 3 metros.

Asimismo, antes y después de la rampa debe existir un espacio de 1,20 metros como mínimo y el ancho mínimo de la misma tendrá que ser de 80 centímetros. Es obligatorio colocar un pasamanos en las rampas cuya pendiente sea superior al 6% y su altura sea mayor a los 18,5 centímetros. Además, el suelo tiene que ser antideslizante para poder garantizar la seguridad de quienes vayan a pasar por ella. Aunque lo mejor es contar con el asesoramiento de un experto en administración de fincas, la comunidad de vecinos no se puede negar a su instalación.